Durante el año 2016 fue publicada la ley N.9416: “Ley Contra el Fraude Fiscal” en donde se establecieron nuevas e importantes obligaciones tributarias y se crearon herramientas que le facilitarán a la Tributación perseguir la evasión fiscal.  Algunas de ellas no entraron a regir de inmediato,  en virtud de que se requería en su momento de la implementación de mecanismos informáticos y electrónicos que hagan posible su cumplimiento.

En dicha ley, se creó un registro centralizado de accionistas y beneficiarios finales de las sociedades anónimas, en donde se estableció que: “ Las personas jurídicas o estructuras jurídicas domiciliadas en el país, por medio de su representante legal, deberán proporcionar al Banco Central de Costa Rica el registro o la indicación de los accionistas y beneficiarios finales que tengan una participación sustantiva… Se entenderá por participación sustantiva la tenencia de acciones y participaciones en un porcentaje igual o mayor al límite que a estos efectos fijará reglamentariamente el Ministerio de Hacienda, en atención a parámetros internacionales, y dentro de un rango del quince por ciento (15%) al veinticinco por ciento (25%) de participación con respecto al capital total de la persona jurídica o estructura jurídica. Esta obligación de suministro de información deberá cumplirse anualmente, o bien, cuando algún accionista iguale o supere el límite definido reglamentariamente, según lo dispuesto en este artículo. ”.

En virtud de lo anterior, la Dirección General de Tributación junto con el Instituto Costarricense sobre Drogas, publicaron el proyecto de resolución denominado: “Resolución Conjunta de Alcance General para el Registro de Transparencia y Beneficiarios Finales”.  En dicho proyecto se mencionaba que, el registro de accionistas se llevará a cabo de manera paulatina partiendo del número de finalización de las cédulas jurídicas de las entidades obligadas de la siguiente forma:

Cédulas jurídicas terminadas en 0     Marzo 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 1     Abril 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 2     Mayo 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 3     Junio 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 4     Julio 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 5     Agosto 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 6     Setiembre 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 7     Octubre 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 8     Noviembre 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 9     Diciembre 2019

Como se indicó, la resolución indicada es un proyecto y se está a la espera de la reglamentación respectiva; sin embargo, nuestra intención es alertarle acerca de la obligación que tendrán los representantes legales en los próximos meses, así como la necesidad de contar con un certificado de firma digital para poder interactuar (y rellenar) el Registro de Transparencia y Beneficiarios Finales (Registro de Accionistas) una vez entre en funcionamiento. En razón de lo anterior, se le insta a gestionar, lo antes posible, el certificado digital, el cual puede ser tramitado en el banco en donde la compañía es cliente, siendo necesario que consulten con cada entidad los requisitos que deben cumplir, así como el procedimiento respectivo para obtenerla.

Durante el año 2016 fue publicada la ley N.9416: “Ley Contra el Fraude Fiscal” en donde se establecieron nuevas e importantes obligaciones tributarias y se crearon herramientas que le facilitarán a la Tributación perseguir la evasión fiscal.  Algunas de ellas no entraron a regir de inmediato,  en virtud de que se requería en su momento de la implementación de mecanismos informáticos y electrónicos que hagan posible su cumplimiento.

En dicha ley, se creó un registro centralizado de accionistas y beneficiarios finales de las sociedades anónimas, en donde se estableció que: “ Las personas jurídicas o estructuras jurídicas domiciliadas en el país, por medio de su representante legal, deberán proporcionar al Banco Central de Costa Rica el registro o la indicación de los accionistas y beneficiarios finales que tengan una participación sustantiva… Se entenderá por participación sustantiva la tenencia de acciones y participaciones en un porcentaje igual o mayor al límite que a estos efectos fijará reglamentariamente el Ministerio de Hacienda, en atención a parámetros internacionales, y dentro de un rango del quince por ciento (15%) al veinticinco por ciento (25%) de participación con respecto al capital total de la persona jurídica o estructura jurídica. Esta obligación de suministro de información deberá cumplirse anualmente, o bien, cuando algún accionista iguale o supere el límite definido reglamentariamente, según lo dispuesto en este artículo. ”.

En virtud de lo anterior, la Dirección General de Tributación junto con el Instituto Costarricense sobre Drogas, publicaron el proyecto de resolución denominado: “Resolución Conjunta de Alcance General para el Registro de Transparencia y Beneficiarios Finales”.  En dicho proyecto se mencionaba que, el registro de accionistas se llevará a cabo de manera paulatina partiendo del número de finalización de las cédulas jurídicas de las entidades obligadas de la siguiente forma:

Cédulas jurídicas terminadas en 0     Marzo 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 1     Abril 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 2     Mayo 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 3     Junio 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 4     Julio 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 5     Agosto 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 6     Setiembre 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 7     Octubre 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 8     Noviembre 2019

Cédulas jurídicas terminadas en 9     Diciembre 2019

 

Como se indicó, la resolución indicada es un proyecto y se está a la espera de la reglamentación respectiva; sin embargo, nuestra intención es alertarle acerca de la obligación que tendrán los representantes legales en los próximos meses, así como la necesidad de contar con un certificado de firma digital para poder interactuar (y rellenar) el Registro de Transparencia y Beneficiarios Finales (Registro de Accionistas) una vez entre en funcionamiento. En razón de lo anterior, se le insta a gestionar, lo antes posible, el certificado digital, el cual puede ser tramitado en el banco en donde la compañía es cliente, siendo necesario que consulten con cada entidad los requisitos que deben cumplir, así como el procedimiento respectivo para obtenerla.