La resolución DGT-R-012-2018 emitida por la Dirección General de Tributación Directa estableció la obligatoriedad de entregar factura electrónica a todos los obligados tributarios, a partir del próximo mes de setiembre, estableciendo para su cumplimiento, el siguiente calendario:

 

a. Obligados tributarios cuyo último dígito del número de su cédula sea 1, 2 ó 3, estarán obligados a incorporarse al sistema y a iniciar la emisión de facturas electrónicas, a partir del 1 de setiembre de 2018

b.Obligados tributarios cuyo último dígito del número de su cédula sea 4, 5 ó 6, estarán obligados a incorporarse al sistema y a iniciar la emisión de facturas electrónicas, a partir del 1 de octubre de 2018

c.Obligados tributarios, cuyo último dígito del número de su cédula sea 0, 7, 8 ó 9, estarán obligados a incorporarse al sistema y a iniciar la emisión de facturas electrónicas, a partir del 1 de noviembre de 2018.

 

Lo anterior se traduce en que además de la obligatoriedad de entregar factura electrónica, toda persona física o jurídica que alquila una propiedad tiene que  registrarse como contribuyente del impuesto sobre la renta, en virtud del carácter lucrativo de la actividad (si aún no lo ha hecho).

 

Es por ello que al inscribirse como contribuyente de este régimen, la persona física o jurídica, asumirá una serie de obligaciones tributarias asociadas a dicha inscripción, por lo que van a tener que presentar dentro de los plazos de ley declaraciones de impuestos sobre la renta, aun cuando no les corresponda el pago de tributo alguno. Todo lo anterior aun cuando lo que gane no alcance el monto mínimo a partir del cual se empieza a pagar el tributo (y que detallamos más adelante).

 

Así las cosas, la Ley del Impuesto sobre la Renta, establece que para las actividades que se dirán, debe de pagarse al fisco los impuestos correspondientes, siendo estos:

 

PERSONAS FÍSICAS CON ACTIVIDADES LUCRATIVAS
Hasta ¢3.549.000 Exentas
Exceso de¢3.549.000 hasta ¢5.299.000 10%
Exceso de ¢5.299.000 hasta ¢8.840.000 15%
Exceso de ¢8.840.000 hasta ¢17.716.000 20%
Exceso de ¢17.716.000 25%

 

Para el caso de las sociedades mercantiles, se toma el ingreso bruto por rentas pagadas, pero a diferencia del caso de las personas físicas, el porcentaje que se dirá aplica sobre la renta neta (ingresos – gastos) que corresponda:

 

PERSONAS JURÍDICAS CON ACTIVIDADES LUCRATIVAS
Ingresos brutos de ¢53.000.000 10%
Ingresos brutos de ¢53.000.000 hasta ¢106.835.000 20%
Exceso sobre ¢106.835.000 30%

 

Adicional a lo anterior, debe de tomarse en cuenta que si una sociedad mercantil será inscrita para cumplir con el requerimiento de factura electrónica, es probable que esto ocasione un aumento en el pago de impuesto a las sociedades que éstas deben pagar en enero de cada año, sin contar además las sanciones que pudieran generarse por la no inscripción ante la Dirección General aun cuando la persona física o jurídica sí estaba realizando actividades lucrativas sin estar inscrita y pagar impuestos.

 

Por último, tome en cuenta que si su actividad es el alquiler que no sobrepasa 1 mes, tiene que pagar el impuesto de ventas respectivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment