Costa Rica se acerca a una de las formas Reformas Fiscales más importantes de su historia, en virtud de que el país se encuentra actualmente con el déficit fiscal más alto de su historia (se estima llegará a un 7,1% de la producción nacional para finales de 2018 y al 7,9% en 2019).

 

Por ello, la reforma pretende generar ingresos frescos y reducir gastos, encontrándonos en el Proyecto de Ley que se discute en nuestra Asamblea Legislativa cuatro componentes importantes: dos orientados a aumentar los ingresos, y dos enfocados en generar disciplina fiscal y eficiencia en el gasto público.

 

Dentro de los principales cambios tenemos:

 

  1. La transformación del impuesto sobre las ventas por el Impuesto sobre el Valor Agregado IVA, manteniendo la tasa de un 13%
  2. Otro de los cambios importantes es que, con el IVA, ya no sólo estarán gravados los bienes, sino también los servicios, los cuales tendrán que pagar este impuesto siempre y cuando no se encuentren dentro de las exenciones establecidos por la ley.
  3. En relación a renta, tenemos que se establece un 15% de impuesto sobre las rentas de capital (ganancias provenientes de un bien); y sobre las ganancias de capital (las cuales se generan con inversiones). Importante tener en cuenta que las personas o empresas que tienen propiedades, como casas, lotes, acciones, software o licencias y las venden enfrentarán un impuesto de 15% por este concepto.
  4. Se crea la renta global lo que se traduce en, a grosso modo, que los contribuyentes deben sumar los diferentes ingresos que reciben, restar los gastos y sobre esa diferencia pagar el impuesto sobre la renta; debiendo tomar en cuenta que estos ingresos podrán venir de diferentes fuentes: salario, ingreso de trabajo por cuenta propia, intereses de ahorros, dividendos de acciones, alquileres, entre otros. (Recordemos que actualmente cada uno de estos ingresos tributa por aparte y con tarifas diferentes). Por ejemplo, si un profesional ganó ¢2.000.000 en un mes por su actividad y ¢100.000 de intereses, sobre los intereses pagará ¢15.000 de impuesto. Luego, deberá sumar los ¢2.000.000 más los ¢100.000 y calcular el tributo sobre la renta sobre los ¢2.100.000. Al monto correspondiente de impuesto le podrá restar los ¢15.000 que ya canceló
  5. En relación a salarios, las personas que ganen más de ¢2,1 millones pasarán de pagar un 15% a un 20% si su salario va de ¢2,1 millones hasta ¢4,2 millones, y 25% si su salario rebasa este monto.
  6. Se incluyen normas contra la elusión fiscal (en especial de transnacionales) adoptando parámetros internacionales (recomendaciones como las normas BEPS de la OCDE) que incluyen la imposibilidad de deducir gastos de operaciones en países calificados como jurisprudencias no cooperantes o paraísos fiscales por la Administración Tributaria.
  7. Se prevé una amnistía tributaria que permitiría la condonación de multas e intereses a morosos de impuestos, siempre y cuando cancelen lo adeudado.
  8. En relación a las Zonas Francas, se prevé mantener la exoneración al Impuesto al Valor Agregado (IVA) para las compras de las zonas francas en el mercado local, así como por supuesto, para las exportaciones. Igualmente, los beneficios de los que gozan continúan idénticos hasta ahora.

 

*La Reforma Fiscal comentada fue aprobada en Primer Debate en nuestro Congreso. Se encuentra actualmente en consulta ante nuestra Sala Constitucional y en caso de ser favorable su constitucionalidad, se aprobará segundo debate como requisito de trámite